Exposición "Gonzalo Tena, 1971-2017. La textualidad de la pintura"

En el Museo de Teruel y el Museo Salvador Victoria de Rubielos de Mora

El Museo de Teruel presenta una exposición retrospectiva del artista Gonzalo Tena (Teruel, 1950) cuya trayectoria ha estado muy ligada a este centro desde que en 1989 organizase allí su primera exposición individual.

La exposición, que cuenta con la colaboración del Gobierno de Aragón, se celebra en dos sedes: en el Museo de Teruel (primeros años de su trayectoria) y en el Museo Salvador Victoria de Rubielos de Mora (los últimos años).

Gonzalo Tena, estudió en las Escuelas Superiores de Bellas Artes de Valencia y Barcelona. Ha realizado numerosas exposiciones individuales y colectivas. En 1976, junto con Broto, Grau y Rubio, el Grupo de Trama, fue seleccionado para la Bienal de Venecia. Actualmente, es asesor en la titulación de Bellas Artes y en la Escuela de Arte de Teruel, vive y trabaja en Teruel.

Óscar Alonso Molina, comisario de Gonzalo Tena, 1971-2017. La textualidad de la pintura, dice que esta exposición "supone una mirada transversal por la trayectoria completa de este artista, en la que, renunciando al carácter cerrado y lineal de la retrospectiva al uso, se muestra y evalúa el recorrido de su casi medio siglo de actividad creadora. El modelo elegido permite enfrentar entre sí obras y series de toda época, en una suerte de recorrido circular, que tiene como centro dos de las características del trabajo de este artista turolense: la puesta en evidencia, la casi literalidad del medio pictórico, por un lado, y por otro todas esas relaciones que su pintura ha establecido con la escritura, la palabra, la letra y la literatura.

Desde sus comienzos en torno al ya mítico Grupo Trama (aunque la muestra recoge también algunos trabajos anteriores que no dejarán de sorprender al visitante, incluso al especializado), hasta sus series más recientes, Gonzalo Tena, ha abordado los límites del texto visual de carácter netamente abstracto, no referencial. Así, lo literal que se pone en evidencia al tiempo que por ello de manera inevitable (como en La carta robada, de Poe) oculta subrepticiamente otra cosa, o la tautología y demás formas autorreferenciales, son recurrentes a lo largo de toda su obra. Sin embargo, frente al uso habitual de estas fórmulas por parte del arte conceptual histórico, Gonzalo Tena se sirve de ellas para proponernos un texto plástico y visual sugestivo, abierto e inabordable como mera formulación lingüística analítica, fría y sistemática; antes bien, sus imágenes, atravesadas de textos y citas a Gertude Stein, Ludwig Wittgenstein o Leon Bloy, se nos muestran abiertas a sugerencias y contactos inesperados con el mundo del balbuceo, el lapsus, el susurro, la ecolalia… lo inaprensible del lenguaje que sólo la imagen puede detener, cristalizándolo.

Más allá, la exposición indaga también cómo el carácter serial y secuencial de sus proyectos, organizados casi siempre a partir de incesantes variaciones con mínimas diferencias entre ellas, tienden un puente entre la imagen y otros órdenes de lectura, desde la viñeta a la cadencia del fraseo o el paso de las páginas en el libro. A éste último aspecto se dedica de hecho el último tramo de la exposición, que culmina en las salas del Museo Salvador Victoria, de Rubielos de Mora, donde las relaciones entre el mundo de la edición, el cuaderno de artista, la obra-objeto que toma como referencia las galeradas del libro, la encuadernación, etcétera, se combina con los trabajos y series más recientes de este prolífico y, sin embargo, casi secreto artista."

*Fuente: Museo de Teruel

subir