Volver al buscador

Casa Carlos (Abizanda, HUESCA)

Descripción

Abizanda estuvo en poder de los musulmanes hasta el 1017, año en que fue conquistada por Sancho el Mayor de Pamplona. Estuvo gobernada por tenentes hasta el siglo XIII cuando pasó a formar parte del patrimonio de la familia Antillón y en el siglo siguiente al de los condes de Urgel. La villa pertenecía a la baronía de Castro en 1610 según Labaña. La localidad cuenta con un importante castillo defensivo y con varias casas fortificadas de los siglos XV y XVI.

Casa Carlos es una de estas casas. Es un edificio de obra de mampostería, sillarejo y sillar en las esquinas.Tiene planta cuadrangular que presenta dos cuerpos de distinta altura, con cubierta con tejado a una vertiente. El frente sobresale por una de las esquinas un cuerpo rectangular, correspondiente a una torre defensiva que según las apariencias se construyó contemporáneamente a la casa. La casa consta en la actualidad de tres pisos y la torre de cuatro.

La composición de la fachada ha sido relativamente alterada por reformas de época contemporánea, aunque conserva todavía numerosos elementos originales. Entre ellos destacan las dos puertas de la planta baja, situadas una junto a otra, la más grande que da al zaguán y la menor, de acceso a las cuadras para las caballerías. La puerta principal es en gran arco de medio de largas dovelas, moldurado en el extremo de su rosca con una sucesión de mediascañas y baquetones. La puerta de las cuadras tiene mucha menor altura y luz, y es adintelada con las esquinas de dintel y jambas biseladas. Sobre la puerta principal hay un escudo de factura reciente que sustituye al original, que se encuentra en el patio, muy desgastado, es de cueros recortados y parece del siglo XVII.

La planta baja se dividió en cinco estancias: cuadra, zaguán y bodega, con tres bóvedas paralelas de medio cañón, y, al fondo, un horno-masadería y pajar, con bóvedas de cañón rebajado transversales. La vivienda se situa en el siguiente piso al que se accede por una puerta en arco de medio punto, adovelada y con escudo y cubierta con tejado a doble agua. El último piso, destacado tanto en planta como en altura, se cubre con tejado a una sola vertiente y pudiera tratarse de una torre defensiva adosada a la vivienda, que con el tiempo sería modificada y recortada, de hecho presenta alguna aspillera en sus muros.

La torre carece de accesos desde el exterior. En sus paramentos se abren diversos vanos, desde los originales de carácter claramente defensivo. El acceso a la torre se realiza desde la planta baja, y tiene accesos también desde los pisos superiores. En este espacio los pisos se cubren también con cubierta plana con forjados de vigas de madera.

En la actualidad es de propiedad privada y se encuentra habitada.

subir

Historia

Construcción original, Siglo XVI
Se trata de una casa fortificada construida en la segunda mitad del siglo XVI.

Reforma, Siglo XIX
Se modificaron las fachadas, tanto la de la casa como la de la torre, con la apertura de algunos vanos en arco escarzano, que con todas seguridad eran mayores que los originales. Es posible que en este momento se rebajara en un piso la altura de la casa.

Declaración, Siglo XXI (2006)
En abril de 2006 el Departamento de Educación, Cultura y Deporte aprueba la relación de Castillos y su localización, considerados Bienes de Interés Cultural en virtud de lo dispuesto en la disposición adicional segunda de la Ley 3/1999, de 10 de marzo, del Patrimonio Cultural Aragonés.

subir