Volver al buscador

Palacio de los Barones de Valdeolivos (Fonz, HUESCA)

El museo

La casa familiar, también conocida como casa de Pedro María Ric, es una de las varias residencias nobiliarias localizadas en Fonz. Algunos miembros de esta familia ocuparon importantes cargos políticos y administrativos. Entre ellos cabe destacar a Don Pedro María Ric y Montserrat (III Barón de Valdeolivos), que ostentó, entre otros el cargo de Regente de la Real Audiencia de Aragón, Diputado por Aragón en las Cortes de Cádiz y Rector de la Universidad de Huesca. Estuvo casado con María de la Consolación de Azlor y Villavicencio, condesa viuda de Bureta, distinguiéndose ambos por su labor durante la Guerra de la Independencia. Otro destacado miembro fue Francisco Otal y Valonga, VI Barón de Valdeolivos, que nació en Fonz en 1876. Fue asesor de la Real Maestranza de Caballería y Académico de la Real Academia de Nobles y Bellas Artes de San Luís de Zaragoza. Fue famoso por sus trabajos de investigación de genealogía, heráldica y sigilografía.

En 1987 el inmueble y sus jardines, así como los fondos documentales y bibliográficos que en su interior se conservaban, fueron donados a la Diputación General de Aragón por las últimas herederas del título, María del Carmen, su esposo Manuel Jiménez y Concepción Otal y Martí. Con ese motivo, en 1989 se realizó el levantamiento planimétrico de la casa, a cargo del arquitecto Joaquín Naval Mas, y se plantearon varias intervenciones en el edificio, de las que destaca la restauración y acondicionamiento del archivo en las antiguas cocheras, llevados a cabo entre 1990 y 1996.

subir

El edificio

El palacio de los Valdeolivos fue construido en estilo aragonés en 1613. La distribución interior de la vivienda, según los usos habituales para cada planta, no ha experimentado variaciones sustanciales desde su construcción, especialmente en su planta noble.

En el interior destacan por su interés artístico, además de los bienes muebles que la casa ha ido albergando en sus cuatro siglos de historia: la bóveda de lunetos que cubre el rectángulo de la caja de escaleras, remarcada por una potente moldura mixtilínea; los marcos y puertas dieciochescas de los salones nobles; la sala de San Miguel o de la Música, cubierta con bóveda deprimida y ornamentada con pinturas de zócalos y pilastras fingidos, guirnaldas y jarrones; y la alcoba de Pedro María Ric, decorada también con trampantojos de zócalos, soportes y esbeltas vides sobre fondo rosa que la tradición atribuye, como las anteriores, a fray Manuel Bayeu y Subías, pintor amigo de la familia de quien la casa conserva un interesante lote de cuadros.

La capilla del palacio se estructura en dos ámbitos bien diferenciados: el primero es una pequeña nave cuya altura se ciñe a la de la planta baja, dividida en cuatro tramos cubiertos por bóveda de cañón rebajada con lunetos; los tramos están separados por arcos ornados y en las claves se sitúan rosetones un escudo en yeso policromado del linaje. Este Oratorio privado alberga pinturas murales de estilo barroco y el archivo- biblioteca cuya cronología abarca desde 1242 hasta el siglo XX. En la planta noble sus salones conservan el sabor y encanto de los siglos XVII al XIX, como la Sala de San Miguel o de la Música, la Sala de los cuadros, con los retratos de la familia, o la Sala de la Purísima o de las Conchas.

subir

Colección

En el palacio de los Valdeolivos se encuentra una amplia biblioteca con volúmenes publicados entre el siglo XVI y las primeras décadas del XX. Otro importante legado es un archivo que conserva importante documentación relativa, entre otros temas,  a los distintos linajes que se fueron integrando en la familia y a otros linajes aragoneses, con manuscritos desde 1242. Esta documentación ha sido custodiada con singular cuidado por las sucesivas generaciones de la familia que han considerado la conservación de este patrimonio como una prioridad y su responsabilidad como descendientes de tan ilustres antepasados.

Todas estas salas muestran auténticas joyas, tanto en los muebles que las decoran como en sus pequeños detalles, cuadros, pinturas murales, vajillas, trajes de época... Destacan por su originalidad los objetos de procedencia oriental, traídos por Enrique Otal, hermano del V barón y diplomático. Repartidos por todo el Palacio se encuentran 14 cuadros de Fray Manuel Bayeu, pintor aragonés amigo de la familia.

A lo largo de la visita pueden contemplarse, asimismo, los comedores de verano e invierno de la familia, el lugar de trabajo y la alcoba de Pedro María Ric y la galería desde donde se puede ver el jardín del Palacio.

Acceso al Archivo


Acceso a la colección

subir

Bibliografía

LUQUE TALAVÁN, M. Imágenes del mundo. Enrique de Otal y Ric, diplomático y viajero. Catálogo, Gobierno de Aragón y Diputación Provincial de Huesca, Zaragoza, 2009.

subir