Volver al buscador

Castillo de Fantova (Graus, HUESCA)

Descripción

Las primeras noticias del castillo de Fantova se remontan al año 960, cuando el obispo de Roda consagró la iglesia de Santa Cecilia en el castro de Fantova.

El castillo está situado sobre un gran espolón rocoso al borde de un acantilado, visible desde varios kilómetros de distancia. El conjunto lo forman la ermita de Santa Cecilia y la torre, así como un recinto murado. La torre es circular con un diámetro de 4,55 metros, 2 metros de grosor y 18 de alto. Tiene un espacio hueco de 16 m2, muy similar al de la torre de Viacamp con 16 m2, 15 m2 la de Laguarres y 15 m2 la de Montañana.

Está contruida en mampostería revestida por sillarejos grises. La planta baja conserva su bóveda de piedra en forma de arista que resuelve el paso del círculo al cuadrado. La puerta está situada en altura y es de arco de medio punto a la cual se accede mediante una escalera con balcón de madera. Desde esta planta, de piso de madera y cubierta de bóveda de cañón se llega a lo alto de la torre por una escalera empotrada en la pared. Este piso es totalmente defensivo con grandes vanos de medio punto ligeramente derramados al interior. Se observan saeteras de traza muy tosca en toda la torre. Tras la restauración llevada a cabo a principios de los años 90 el remate es almenado, aunque afirman varios historiadores como Esteban Lorente y Galtier Martí, que sobre este piso había otro más a modo de falsa, con siete vanos anchos y bajos, sobre los cuales iría una cubierta de madera en forma cónica. Como ocurrre con la actual escalera de madera orientada a la prevención de accidentes, la original debía poderse retirar en caso de ataque para hacer el nivel de la puerta inalcanzable en altura.

La ermita de Santa Cecilia es de nave única con ábside semicircular, sin decoración. A sus pies se alza un campanario de planta semicilíndrica, de piedra similar a la otra torre, concebida como segunda torre defensiva. Sobre la puerta tiene una cruz esculpida y en su interior conserva la pila bautismal.

Del recinto murado destaca la entrada en recodo. Se encuentra muy rebajado en altura y además la vegetación impide ver con claridad su restos.

Completan el conjunto dos tumbas antropomorfas, según costumbre en los siglos X y XI de la zona prepirenaica.

subir

Historia

Construcción original, Siglo XI
Las primeras noticias del castillo de Fantova se remontan al año 960, cuando el obispo de Roda consagró la iglesia de Santa Cecilia en el castro de Fantova. Este castillo y el desaparecido de Güel eran las avanzadas del condado frente a los castillos musulmanes de Lascuarre, Laguarres y Castigaleu, conquistados por Sancho el Mayor en 1017. Tenentes de Fantova fueron el infante Sancho Ramírez (hermano del rey), Bernardo Ramón, Barbatuerta, Arnal Mir conde de Pallars... Jaime I lo enajenó a Berenguer de Eril en 1228, un siglo más tarde en 1322, Jaime II restauró el condado de la Ribagorza para su hijo y obligó a entregar al rey los castillos de Fantova, Fals, Viacamp, Arén y Montañana entre otros. En 1718, las familias Agulaneo y Bagüés ostentaban el título honorífico de carlanes de Fantova.

Declaración, Siglo XXI (2006)
El Castillo de Fantova está incluido dentro de la relación de castillos considerados Bienes de Interés Cultural en virtud de lo dispuesto en la disposición adicional segunda de la Ley 3/1999, de 10 de marzo, del Patrimonio Cultural Aragonés. Este listado fue publicado en el Boletín Oficial de Aragón del día 22 de mayo de 2006.

subir

Bibliografía

ARAMENDÍA, J.L. Románico aragonés, Edit Librería General y Leyere Ediciones, 2001, p.182.

CABAÑAS BOYANO, A. Aragón, una tierra de castillos, Edit. Prensa Diaria Aragonesa S.A. (El Periódico de Aragón. Grupo Z), Zaragoza, 1999.

GUITART, C. Castillos de Aragón, Librería general, Zaragoza, 1976.

subir