Volver al buscador

Catedral de Santa María de la Huerta (Tarazona, ZARAGOZA)

Descripción

La Catedral de Tarazona es el ejemplo más purista del Gótico Francés en Aragón, si bien, presenta una rica fusión de estilos fruto de las diversas etapas que atraviesa su construcción. Se levanta en el siglo XIII por iniciativa de Doña Teresa de Cajal y se consagra en 1232.

Mantiene su planta gótica original, de cruz latina con tres naves, entre las que destaca la central por su mayor altura. Posee crucero y una cabecera semicircular con girola y capillas radiales sobre las que se dispone un triforio. En las naves laterales también se abren capillas y se cubren con bóvedas de crucería, al igual que la nave central, siendo más compleja la bóveda del crucero. En el lado de la epístola se adosó un claustro gótico-mudéjar.

Sobresale, en el interior, la decoración pictórica de la bóveda del presbiterio, realizada en grisalla sobre fondo dorado durante el siglo XVI y que se atribuye a Tomás Peliguet. El programa iconográfico de estas pinturas representa la "Transmisión del mensaje de la venida del Salvador" mediante figuras de profetas. Otros elementos a destacar son un púlpito de yeso del siglo XVI realizado por el maestre Pedro, el Retablo Mayor del siglo XVII dedicado a la Virgen de la Hidria o de la Huerta, encargo del obispo Diego de Yepes, y la decoración de las bóvedas del coro, obra de Vicente Berdusán de 1696.

En el exterior se puede contemplar su fábrica de piedra labrada y espectaculares pilares fasciculados, muestra del mejor gótico aragonés. Entre 1491 y 1496 se levanta la torre sobre los restos de otra románica. La factura mudéjar está presente en su ornamentación a base de rombos y frisos de esquinillas. Al igual que en la torre, el estilo mudéjar se añade al gótico en el cimborrio y el claustro de la catedral. Sobre el crucero se eleva en el exterior, a mediados del siglo XVI, este impresionante cimborrio decorado con pináculos. Mahoma Marque y Mahoma Malón cubrieron con bóvedas de crucería el claustro ubicado en la parte sur del templo y utilizaron bellas celosías con tracerías para cerrar sus vanos. Además, cabe citar la portada principal de estilo clasicista y su arco de medio punto abocinado, decorado con figuras esculpidas que representan las alegorías de la  Caridad y las Virtudes y diversos Santos.

Desde 1984 se lleva a cabo una importante restauración integral del templo, tras detectarse problemas serios de estructura que amenazaban la ruina del templo. La Catedral de Santa María de la Huerta de Tarazona reabre sus puertas al público el 16 abril de 2011 después de 29 años cerrada, mientras continúan los trabajos de restauración.

subir

Historia

Construcción original, Siglo XIII
La catedral de Tarazona fue fundada en el siglo XIII gracias a Doña Teresa Cajal, madre de Don Pedro Atarés, fundador del cercano Monasterio cisterciense de Veruela. Su emplazamiento extramuros es un hecho poco habitual tratándose de una catedral. Por ello, se denominó popularmente Santa María de la Huerta o de la Vega, en lugar de Santa María de la Hidria, su advocación original.

Consagración ceremonia, Siglo XIII
El templo fue consagrado en 1232 y se amplía durante el reinado de Jaime I.

Demolición parcial, Siglo XIV
Fue severamente afectada en el ataque a Huesca de Pedro I el Cruel durante la afrenta conocida como la “Guerra de los Pedros” que tuvo lugar entre 1356 y 1369. El enfrentamiento tuvo como consecuencia la quema del Archivo de la catedral y la destrucción del claustro, además de ser saqueada.

Inserción de elementos muebles, Siglo XV
Tras la Guerra de los Pedros, entre finales del siglo XV y el siglo XVI, la catedral se reconstruye y se renueva con elementos mudéjares como el cimborrio, la torre y el claustro. La torre, levantada entre 1491 y 1496, se remata en 1588. El claustro de planta cuadrada se adosa en el muro Sur entre 1496 y 1522. La construcción del cimborrio, diseñada por Juan Lucas alias "Botero" se fecha entre 1543 y 1545. También se añade una portada principal de estilo clasicista que fue costeada por Don Martín Mezquiza hacia 1578.

Adición de inmuebles, Siglo XV al Siglo XVIII
La sillería gótica del coro, fue realizada por los Sariñena, en 1483, en tiempos del obispo Martínez Freís, cuyas armas encontramos en la silla episcopal. Está decorada con tracería y calados. El interior también se enriquece con la implantación en 1506 de un púlpito de yeso, obra del maestre Pedro y con pinturas atribuidas a Tomás Peliguet realizadas en 1522. El obispo Diego de Yepes encarga en 1603 la realización del retablo mayor, dedicado a la Virgen de la Hidria, al mazonero Jaime Vígnola, al escultor Diego Martínez y a los policromadores Agustín Leonardo y Gil Giménez. La reja es de fines del siglo XVII y fue costeada por el obispo Sánchez de Castellar. A la inserción de estos elementos muebles se añade la decoración de las  bóvedas del coro fueron decoradas por Vicente Berdusán en 1696. El trascoro de yeso, es una obra de principios del siglo XVIII.

Cese de uso, Siglo XX (1984)
En 1981 se detectan las primeras fisuras en la fábrica del edificio. El templo se cierra al público en 1984. Se asegura el Cimborrio y otros elementos estructurales con vigas para evitar su desprendimiento.

Restauración, Siglo XX al Siglo XXI
Desde 1985 se lleva a cabo un importante proceso de restauración integral que afecta a todas las partes del edificio. En 1997 el Ministerio de Cultura destina 216 millones de pesetas del Plan de Catedrales para restaurar el templo turiasonense, obras declaradas en consejo de ministros como urgentes. El plan director se centra en consolidar la fábrica del templo ya que amenaza ruina. Simultáneamente se realizan estudios arqueológicos y se inician los trabajos de recuperación del mobiliario y ornamento del interior. Desde su cierre se llevan a cabo las siguientes intervenciones:
- 1984: el primer proyecto se encarga al arquitecto Pérez Latorre cuyo presupuesto es rechazado por el Ministerio de Cultura por lo que el arquitecto abandona el proyecto en 1990.
- 1995: las obras de restauración se encargan a los arquitectos Ricardo Aroca e Isabel Sáiz de Arce. Se eleva el suelo del claustro 80 cm. y se recupera el desagüe del siglo XIV para ayudar al drenaje de los cimientos.
- 1996: la campaña del BBV "Conservemos las catedrales" destina 80 millones de pesetas y el Cabildo encarga un plan director de obras de la restauración completa de la Catedral. Se aprueba el plan presentado por Fernando Aguerri. Aroca y Sáiz abandonan el proyecto.
- 1997: el Ministerio de Cultura destina del Plan de Catedrales 216 millones de pesetas. Aguerri emprende la restauración y descubre los problemas de estructura y cimentación que la catedral arrastra prácticamente desde su construcción en el siglo XIII.
- 1999: comienza la consolidación de la nave central.
- 2000: se descubren pinturas murales de época gótica, ocultas y dañadas por una reforma realizada en el siglo XVI, cuyos trabajos de limpieza y recuperación terminan en 2004.
- 2002-2004: se termina la consolidación de la nave central.
- 2008: finaliza la restauración estructural del templo; la renovación de cubiertas y fachadas; la consolidación de la cabecera, del cimborrio y del crucero; la restauración de capillas; la recuperación del retablo mayor…
Faltan por restaurar el atrio, el claustro y algunas capillas.

Declaración, Siglo XXI
El 8 de marzo de 2002 se publica en el Boletín Oficial de Aragón la Orden de 18 de febrero de 2002, del Departamento de Cultura y Turismo, por la que se completa la declaración originaria de Bien de Interés Cultural de la denominada Catedral de Santa María de la Huerta en Tarazona (Zaragoza), conforme a la Disposición Transitoria Primera de la Ley 3/1999, de 10 de marzo, de Patrimonio Cultural Aragonés.

Siglo XXI (2011)
La Catedral de Santa María de la Huerta de Tarazona reabre sus puertas al público en abril de 2011 después de 29 años cerrada y tras una restauración integral que ha costado 20 millones de euros aproximadamente y que han sido financiados por el Gobierno de España, el Gobierno de Aragón, el Obispado, la Caja de Ahorros de la Inmaculada y la Fundación Tarazona Monumental.

subir

Recursos didácticos

La Fundación Tarazona Monumental propone la visita guiada para escolares de todas las edades a la Catedral de Tarazona empleando juegos y recursos didácticos varios, además de talleres plásticos opcionales. El recorrido es accesible a personas con movilidad reducida y los contenidos están adaptados en función de la edad así como relacionados con el conocimiento del medio, historia, arquitectura, arte, restauración y conservación del patrimonio. Ofrece además servicios para familias y particulares previa reserva.

subir

Bibliografía

ALCALÁ PRATS, ICÍAR, REVILLA HERNANDO, ANA MARÍA Y RODRIGO GARZA, BEATRIZ. Guía del arte mudéjar en Aragón, Centro de Estudios Mudéjares, Prames, 2005.

BORRÁS GUALIS, G. M. La catedral de Tarazona, Las catedrales de Aragón, Caja de Ahorros de Zaragoza, Aragón y Rioja, Zaragoza, 1987, pp. 119-152.

CRIADO MAINAR, J. “Singularidad del mudéjar de Tarazona”, Actas del X Coloquio de Arte Aragonés, IFC y Universidad de Zaragoza, Zaragoza, 2002, pp. 85-143.

IBAÑEZ FERNÁNDEZ, J. Los cimborrios aragoneses del Siglo XVI, Centro de Estudios Turiasonenses, Tarazona, 2006.

MÉNDEZ DE JUAN, J.F., GALINDO PÉREZ, S. Y LASHERAS RODRIGUEZ, J. (COORD.). Aragón Patrimonio Cultural Restaurado 1984/2009. Bienes Inmuebles (2 Tomos), Gobierno de Aragón- Departamento de Educación, Cultura y Deporte, Zaragoza, 2010.

MIRANDA, ROBERTO. La Catedral de Tarazona. Un templo reinventado desde la historia, Prensa Diaria Aragonesa S.L., Zaragoza, 2011.

MORENO LAPEÑA, J.L. La Catedral de Tarazona, Moreno Twose, Zaragoza, 1995.

PÉREZ URTUBIA, T. La Catedral de Tarazona: Guía histórico-artística, Tarazona, 1953.

TORRALBA SORIANO, F. Catedral de Tarazona, Institución Fernando el Católico, Zaragoza, 1974.

VV.AA. Retablo de Juan de Leví y su restauración: Capilla de los Pérez Calvillo, Catedral de Tarazona, Departamento de Cultura y Educación, Zaragoza, 1990.

subir