Volver al buscador

Catedral de San Pedro (Jaca, HUESCA)

Descripción

La Catedral de San Pedro de Jaca es una de las joyas del románico español y una pieza clave del Camino de Santiago en tierras aragonesas. Cuando en el siglo XI Ramiro I constituye el reino de Aragón, Sobrarbe y Ribagorza, eligió a Jaca como su capital. Esta nueva ciudad precisaba un gran templo, que se construyó en el estilo artístico imperante en la Jacetania en esta época: el Románico.

La catedral es fruto de varias etapas constructivas, de tal magnitud que las obras duraron más de un siglo. Se inició siguiendo los esquemas constructivos lombardos y recibiendo influencias de otras iglesias próximas como Santa María de Iguacel. Durante el reinado de Sancho Ramirez, hijo de Ramiro I, se introducen nuevos elementos derivados del arte desarrollado en los caminos de peregrinación e importados por artistas extranjeros llamados a participar en esta construcción. Las novedades estilísticas de San Pedro de Jaca se reproducirán en otras iglesias de la Jacetania, hecho que constituye uno de las manifestaciones artísticas más importantes del arte aragonés: el Círculo Jaqués.

La catedral de San Pedro de Jaca destaca por su fábrica a base de grandes sillares regulares. Actualmente tiene planta basilical, tres naves rematadas cada una por un ábside, crucero no acusado en planta y la Lonja Mayor, un gran atrio abovedado con el pórtico de acceso sobre la que se levanta una torre. Conserva también un claustro, la sacristía y otras dependencias. Es en el interior donde se observa mejor la altura de sus naves cubiertas con bóveda de crucería estrellada y separadas mediante pilares cruciformes y columnas que sustentan arcos formeros. Una gran cúpula descansa sobre el crucero y el ábside central se cubre con bóveda de horno.

Uno de los elementos más representativo e interesante de este edificio es la ornamentación escultórica que decora el exterior y las columnas y los ábsides en el interior. La entrada principal es la situada bajo el atrio occidental. En este espacio destacan sobre todo la portada, compuesta por arquivoltas apeadas sobre columnas y el gran crismón esculpido en su tímpano. Existe una lonja más pequeña que acoge una entrada secundaria en la fachada Sur. También contiene importantes representaciones escultóricas como el escudo de San Pedro en el tímpano y los capiteles. Los capiteles esculpidos, tanto en el exterior como en el interior de la catedral, en su mayoría, se atribuyen al Maestro de Jaca. Los hay de tres tipos: vegetales, de naturaleza animalística o historiados que con frecuencia representan escenas bíblicas.

La decoración exterior del ábside central ha influido en otras obras de la ruta jacobea. Se dispone en tres registros horizontales divididos por improntas y tres bandas verticales separadas por columnas sobre pilastras que enmarcan un vano decorado por arquivoltas y el motivo denominado ajedrezado jaqués. Se observan también otros elementos decorativos como modillones, medallones y placas con decoración figurada y vegetal.

El interior de la catedral acoge importantes manifestaciones artísticas de época posterior. En el siglo XVI Juan de Moreto participa junto a Gil Morlanes el joven y Juan de Salas en la decoración de la capilla Lasala o de San Miguel. También renacentistas son el retablo de la Trinidad, obra de  Juan de Anchieta inspirado en el Moisés de Miguel Ángel, el retablo de San Jerónimo, el sepulcro del obispo Baguer  y el retablo de la Anunciación de Pedro Lasaosa, discípulo de Moreto. Un siglo después se realiza el retablo de la capilla de Santa Orosia, claro ejemplo del estilo churrigueresco.

Sin duda otra de las joyas artísticas que atesora este edificio es el Museo Diocesano, cuyas salas se ubican en torno al claustro y que contiene una impresionante colección de escultura y pintura mural de la Edad Media, como el fresco de Bagües, la epifanía de Navasa o el ábside de la ermita de San Juan Bautista de Ruesta.

subir

Historia

Construcción original, Siglo XI al Siglo XII
La catedral de San Pedro de Jaca comienza a construirse en el siglo XI y se termina a mediados del siglo XII. Aunque todavía no se han dilucidado las fechas exactas de su construcción esta se sitúa para algunos expertos a partir de 1073, mientras que otros estudian si pudiera ser anterior. La documentación apunta a que existió un plan original que se modificó posteriormente durante el reinado de Sancho Ramírez. En este periodo se define su planta rectangular, con tres ábsides alineados en las tres naves.

Ampliación, Siglo XII al Siglo XIII
Las obras se retoman a principios del siglo XII, durante el reinado de  Alfonso I. A mediados del siglo XII queda establecida la construcción de estilo Románico, que incluye el plan original, la decoración escultórica del maestro de Jaca y la reja de la capilla de San Jerónimo. En el siglo XIII se desarrollan trabajos en torno al claustro.

Daños parciales, Siglo XIV al Siglo XV
Incendios ocurridos durante los años 1400, 1440 y 1447, destruyeron  la techumbre de madera.

Ampliación, Siglo XVI
Tras los incendios sufridos se sustituye la cubierta por bóvedas de piedra. Hacia la mitad del siglo XV se construyen  nuevas capillas, la sillería coral y se arreglan los tejados. Ya en el siglo XVI, durante el reinado de Felipe II, el templo comienza a resurgir apoyado por la nueva burguesía de la ciudad. Así entre la Edad Media y el Renacimiento se levantan la torre y la sacristía, se abren nuevas capillas y se cubre la bóveda. La torre campanario del siglo XV, sufre diversas modificaciones en siglos posteriores.

Inserción de elementos muebles, Siglo XVI
Los retablos más importantes de la catedral se realizan durante el Renacimiento. En la nave del evangelio se encuentra  la capilla dedicada a la Santísima Trinidad obra de Juan de Anchieta. La capilla Lasala o de San Miguel, el retablo de la Anunciación, el retablo de San Jerónimo y el sepulcro del obispo Baguer son también obras renacentistas.

Demolición parcial, Siglo XVIII
En el siglo XVIII se amplía el ábside central y se ubica el coro, alterando notablemente su aspecto original al exterior. En este siglo se realiza el retablo de la capilla de Santa Orosia y se procede a la decoración de los ábsides y el presbiterio por fray Manuel Bayeu, cuñado de Goya.

Declaración, Siglo XX al Siglo XXI (1931-2004)
La Catedral de Jaca fue declarada Monumento Histórico-Artístico mediante Decreto de 3 de junio de 1931 del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes, publicado en la Gaceta de Madrid de 4 de junio de 1931.
El Boletín Oficial de Aragón del día 27 de febrero de 2004 publica la Orden de 30 de enero de 2004, del Departamento de Educación, Cultura y Deporte, por la que se completa la declaración originaria de Bien de Interés Cultural de la denominada Catedral de San Pedro en Jaca (Huesca), conforme a la Disposición Transitoria Primera de la Ley 3/1999, de 10 de marzo, de Patrimonio Cultural Aragonés.

Musealización, Siglo XX
El Museo Diocesano, creado en 1963, ocupa el espacio del antiguo claustro románico y reformado durante el siglo XVII, alberga importantes piezas. En enero de 2009 comenzaron las obras de acondicionamiento de los espacios albergan en la actualidad en el renovado Museo Diocesano de Jaca.

Restauración, Siglo XX al Siglo XXI (1991-2009)
Entre 1991 y 2009 se han llevado a cabo una serie de intervenciones en el edificio destinadas a solucionar una serie de problemas de tipo técnico, mecánico y constructivo del monumento centrándose en las cubiertas del edificio y del claustro y en otras zonas como el atrio de la fachada sur. Además se desmontó la instalación museística existente y se elaboró un nuevo discurso museológico. El importe total de estos trabajos ascendió a 2.353.909,79 euros de los cuales 1.108.800,79 euros fue aportado por el Gobierno de Aragón.
Entre 1999 y 2004 se acometieron restauraciones puntuales en el templo que afectaron a la Capilla de San Miguel y Sepulcro del Obispo Balaguer, a la Capilla de Santa Orosia, a la Capilla de la Santísima Trinidad, a la Capilla de la Viren del Rosario además de a varias tallas, campanas y a la decoración de la cabecera del edificio. La suma de los importes de estos trabajos superó el millón de euros, aportando el Gobierno de Aragón alrededor de 600.000 euros.

subir

Bibliografía

BUESA CONDE, D.J. Jaca Monumental, ed. Everest, León, 1998.

BUESA CONDE, D.J. Jaca, historia de una ciudad, Ayuntamiento de Jaca.

GALINDO PÉREZ, SILVIA (COORD.). Aragón Patrimonio Cultural Restaurado. 1984/2009. Bienes muebles, Gobierno de Aragón, Zaragoza, 2010.

GALTIER MARTÍ, FERNANDO. "La catedral de Jaca y el Románico Jaqués", en La Jacetania, Colección Territorio 12, Gobierno de Aragón, Departamento de Presidencia y Relaciones Institucionales, Zaragoza, 2004.

LACARRA, M.C. Catedral y Museo Diocesano de Jaca, Musea Nostra-Col. Monumentos y Museos, Ibercaja, Bruselas, 1993.

MÉNDEZ DE JUAN, JOSÉ FÉLIX, GALINDO PÉREZ, SILVIA Y LASHERAS RODRÍGUEZ, JAVIER. Aragón Patrimonio Cultural Restaurado. 1984/2009. Bienes inmuebles, Gobierno de Aragón, Zaragoza, 2010.

ONA, JOSÉ LUIS (COORD.). Guía del Camino Jacobeo en Aragón, Gobierno de Aragón, Departamento de Educación, Cultura y Deporte, Zaragoza, 2010.

SIMÓN, D.L. La Catedral de Jaca y su escultura: ensayo, Asociación Sánchez Ramírez, Jaca, 1997.

VV.AA. Capilla de San Miguel Arcángel y monumento funerario del Obispo Pedro Baguer: Catedral de Jaca, Área de Comunicación e Imagen BBVA, Departamento de Actividades Culturales, Madrid, 2004.

subir