Volver al buscador

Monasterio de San Pelay (Biescas, HUESCA)

Descripción

Los restos del antiguo Monasterio de San Pelay y de algunas otras construcciones vinculadas al mismo fueron localizados e identificados en 1981 en el término municipal de Biescas, cerca de la localidad de Gavín, junto a la embocadura sur del barranco del río Sía.

Diversas actuaciones arqueológicas llevadas a cabo en años posteriores y todavía no concluidas han sacado a la luz un conjunto arquitectónico de gran interés formado hasta la fecha por una iglesia alta de tres naves terminadas en ábside semicircular con cripta o iglesia baja en su lado meridional, una torre de planta cuadrada en la zona norte, varias dependencias monásticas en la zona occidental, entre las que destaca la destinada a atrio o dormitorio de los monjes según diversas interpretaciones, así como una necrópolis y restos de un despoblado asociado al enclave religioso en la zona oriental, que cuenta con diversas casas, áreas de trabajo y almacenes.

Aunque hay constancia documental de la existencia del Monasterio de San Pelay desde el siglo X, lo cierto es que la parte más importante del conjunto, la formada por la iglesia baja y la iglesia alta, por sus características constructivas y decorativas (uso de sillarejo regular,  existencia de arquillos ciegos de tipo lombardo en la zona superior de los ábsides, triples semicolumnas adosadas a los muros, etc.) se inscribe estilísticamente dentro del llamado "círculo larredense" o de "iglesias del Serrablo" y se data a finales del siglo XI, cuando dicho cenobio fue donado al Monasterio de San Juan de la Peña por los ocho propietarios laicos a los que entonces pertenecía, pasando a convertirse en una decanía o granja con iglesia rural según Antonio Durán Gudiol. La comunidad religiosa que lo habitó fue siempre bastante reducida y debió abandonar el monasterio a lo largo del siglo XVIII, a juzgar por los fragmentos de cerámica encontrados.

subir

Historia

Construcción original, Siglo X
Todos los autores coinciden, siguiendo a Antonio Durán, el último cuarto del siglo X para datar la fundación del monasterio, contemporáneo al de San Pedro de Rava, en el Valle de Broto. El único resto aparecido que podría adscribirse a esta fecha es una sepultura antropomorfa.

Cambio de propiedad, Siglo XI (1079)
El monasterio fue abandonado por la comunidad religiosa, pasando a manos de varios laicos que en 1079 lo donan al Monasterio de San Juan de la Peña. El Monasterio de San Pelay se convirtió en una decanía (granja con iglesia rural) dependiente de San Juan de la Peña. A partir de este momento, su explotación y administración son confiadas a diversos tenentes.

Cambio de uso, Siglo XVIII
Por la cerámica localizada en las excavaciones, en el siglo XVIII parece producirse el definitivo abandono del conjunto, convertido desde tiempo atrás en una simple explotación rural.

Restauración, Siglo XX (1997)
En 1997 se produjo el descubrimiento de sus restos y se llevó a cabo la primera campaña arqueológica. Los trabajos arqueológicos y de consolidación de los restos aparecidos continuaron durante los dos años siguientes.

Declaración, Siglo XXI
El yacimiento denominado “Monasterio de San Pelay” en la localidad de Gavín (Huesca) fue declarado Bien de Interés Cultural, en la categoría de Conjunto de Interés Cultural, Zona Arqueológica por Decreto del Gobierno de Aragón de 18 de noviembre de 2008, publicado en el Boletín Oficial de Aragón el día 2 de diciembre de 2008.

subir

Bibliografía

ACÍN FANLO, JOSÉ LUIS. Comarca del Alto Gállego, Colección Territorio 3, Diputación General de Aragón, Zaragoza, 2003.

BIARGE, FERNANDO Y BIARGE, ANA. Arquitectura popular, civil y religiosa. Valle de tena y Tierra de Biescas, Zaragoza, 1999.

DURÁN GUDIOL, ANTONIO. Las iglesias mozárabes del Serrablo, Sabiñánigo, 1976.

DURÁN GUDIOL, ANTONIO Y BUESA CONDE, DOMINGO. Guía monumental y artística de Serrablo, Instituto de Estudios Altoaragoneses y Diputación Provincial de Huesca, 1987.

MONREAL Y TEJADA, L. El "descubrimiento" de las Iglesias de Serrablo, Revista de la Asociación de Amigos del Serrablo, Serrablo Año XXX, Nº 118. Dic. 2000.

subir