Volver al buscador

Palacio de los Condes de Argillo (Morata de Jalón, ZARAGOZA)

Descripción

La construcción del palacio de los condes de Morata, en la localidad de Morata de Jalón, se realiza por iniciativa del infanzón zaragozano don Francisco Sanz de Cortés, Marqués de Villaverde, en el último tercio del siglo XVII, tras la adquisición de los condados de Morata y de Atarés. La significación del edificio como reflejo del poder del nuevo señor se ve acentuada por la revalorización que el medio rural adquiere en esa época frente al medio urbano. Su construcción se enmarca en la misma época en la que se levantan otra serie de construcciones a instancias del conde de Morata, como su casa de Zaragoza.

A la importancia que el edificio tiene como reflejo del estatus social y político de sus propietarios se añade su significación arquitectónica puesto que constituye la primera plasmación de la nueva tipología barroca de palacio después de la larga pervivencia del plan de vivienda impuesto durante el renacimiento. El diseño del palacio de Morata contrasta con la interiorización del modelo renacentista de planta volcada a patio interior distribuidor de los espacios, dando paso a una planta en H con una crujía central que se prolonga en alas transversales en los extremos. En la parte delantera se sitúa una plaza, y en la posterior un jardín privado conformándose así una jerarquía espacial diferenciando un carácter público y otro privado.

La edificación se caracteriza por la sencillez compositiva. Su fachada delantera, abierta a la calle Mayor, está construida enteramente en ladrillo, sobre un zócalo de piedra a modo de basamento. Presenta un cuerpo principal recorrido por un ritmo de pilastras toscanas de orden gigante, desarrolladas en toda la altura del edificio, que además, centran los amplios vanos abalconados de las dos plantas del edificio. En la parte alta de la fachada, una galería de óculos sirve de ventilación de la falsa, y se disponen alternando con ménsulas figuradas de yeso. Esfinges, máscaras, figuras monstruosas, atlantes en posiciones típicas o inesperadas, incluso vueltos de espaldas, rostros gesticulantes, contraídos y atormentados hacen de ménsulas del alero.

En el centro de la fachada principal, se abre la portada en arco de medio punto, marcando el eje de simetría de la composición. En la zona superior, el alero interrumpe la sucesión de ménsulas originando un frontón en el que dos centauros que se adaptan al espacio triangular enmarcan un óculo central de mayor tamaño que el resto. En el ala Este de la fachada se abre una lonja en cuatro arcos de medio punto que alcanzan hasta la planta principal. El ala opuesta, al Oeste, lo conforma el flanco de la iglesia parroquial, que ya existía antes de iniciar la construcción del palacio. Estos tres lados de la fachada principal quedan unificados en su heterogeneidad por el entablamento que las recorre.

La fachada trasera, de composición más sencilla y carácter privado, presenta paramentos lisos y homogéneos en ladrillo en los que se abren amplios vanos abalconados y un mirador sencillo de huecos adintelados.

El espacio interno se organiza en tres plantas a los que se suma la falsa bajo la cubierta, con estancias repartidas a ambos lados de la escalera central que se encuentra al fondo del amplio zaguán de entrada. La planta principal del palacio concentra las estancias de carácter representativo y privado, repartidas en dos crujías recayentes a la plaza y al jardín. Destacan un amplio salón, de carácter público y en el sector privado del palacio destaca el gran salón o "salón pintado", llamado así por su decoración.

subir

Historia

Construcción original, Siglo XVII
El palacio de los condes de Morata fue construido por iniciativa del infanzón zaragozano don Francisco Sanz de Cortés, Marqués de Villaverde, en el último tercio del siglo XVII, tras la adquisición de los condados de Morata y de Atarés. Las trazas del edificio se deben a uno de los más brillantes arquitectos de la época, Juan de Marca, quien contrató la obra en 1671, prolongándose la construcción hasta aproximadamente 1676.

Declaración, Siglo XX (1983)
El Palacio de los Condes de Morata fue declarado Monumento histórico artístico de carácter nacional el 30 marzo 1983 (publicado en el BOE del 27 de mayo de 1983).
El Boletín Oficial de Aragón del día 2 de junio de 2004 publica la Orden de 7 de mayo de 2004, del Departamento de Educación, Cultura y Deporte, por la que se completa la declaración originaria de Bien de Interés Cultural del denominado «Palacio de los Condes de Argillo» de Morata de Jalón (Zaragoza), conforme a la Disposición Transitoria Primera de la Ley 3/1999, de 10 de marzo, del Patrimonio Cultural Aragonés.

Cambio de propiedad, Siglo XXI (2004)
El palacio sufrió durante las últimas décadas del siglo XX un vertiginoso proceso de abandono que sumió a gran parte del edificio en un estado de ruina. En septiembre de 2004 el Gobierno de Aragón declaró urgente la expropiación del palacio de los Condes de Argillo.

Restauración, Siglo XXI
En diciembre de 2011 comienzan las obras de rehabilitación del palacio, cuyas obras han sido adjudicadas por la Confederación Hidrográfica del Ebro a la empresa Contratas e Ingeniería S. L. con un presupuesto de 1.127.896 eduros.

subir

Bibliografía

BORRÁS, G., LOMBA, C., GÓMEZ, C. Los Palacios aragoneses, Col. Mariano de Pano y Ruata, CAI, Zaragoza, 1991.

BORRAS GUALIS, GONZALO M. “Recepción aragonesa de la tipología del palacio barroco”, en Revista Artigrama nº1. Departamento de Historia del Arte, Universidad de Zaragoza, 1984.

CUARTERO LAUSÍN, TERESA. Morata de Jalón: El palacio de los condes de Argillo, Ador. 2002 , nº 7, p. 195-204.

MÉNDEZ DE JUAN, JOSÉ FÉLIX ET AL. (COORD.). Aragón Patrimonio Cultural Restaurado. 1984/2009. Bienes inmuebles, Gobierno de Aragón, Zaragoza, 2010.

VV.AA. “Morata de Jalón”, en Gran Enciclopedia Aragonesa, El Periódico de Aragón, Zaragoza 2000.

subir