Yacimiento de Bílbilis (Calatayud, Zaragoza)

Director:Manuel Martín-Bueno y Jesús Carlos Sáenz Preciado

 

El yacimiento arqueológico de Bílbilis en Calatayud es uno de los yacimientos más importantes de Aragón y uno de los que cuenta con mayor tradición de investigación arqueológica.
 
La existencia de Bílbilis comienza a final del siglo III a de C. En el siglo II ya tenemos testimonio de que existe una ciudad indígena que posteriormente es colonizada por inmigrantes itálicos. Debió de ser una ciudad de derecho latino y con posterioridad se transformó en municipio de derecho romano, en época del emperador Octavio Caesaraugusto.
 
La ciudad pervive hasta el siglo V d. de C., ya que se han encontrado materiales correspondientes a niveles tardíos, aunque la importancia de la ciudad empieza a caer rápidamente desde finales del siglo II o comienzo del III.
 
La ciudad de Bílbilis tiene una extensión de 30 H. Esto significa que fue una ciudad importante en tamaño. Fue un municipio cuya vocación era la de controlar la administración y la gestión de toda esta comarca. Debió tener entre 3.500 y 4.000 habitantes, acorde con los monumentos principales con que cuenta: con el foro, con el teatro, con las propias termas y con las obras de infraestructura, sobre todo para el abastecimiento de agua.
 
Bílbilis era una estación importante, un punto de parada importante en la vía romana que venía desde la frontera con la Galia, actualmente con Francia y que continuaba hasta Emérita Augusta.
 
Los monumentos principales están situados en la parte central y encaramados hacia las alturas máximas tendremos el caserío. Las casas están estructuradas en barrios, en manzanas, con calles, que se van adaptando al terreno, lo que la convierte en una ciudad un poco atípica en relación con las ciudades romanas del valle, pero que le da un aspecto muy singular que es lo que buscaban los romanos cuando transformaron este núcleo indígena en una ciudad romanizada.
 
Desde el punto de vista de la importancia arqueológica y patrimonial en este momento, la larga tradición de excavaciones y los restos hallados, tanto restos que todavía permanecen en su ubicación, como los que están ya y se exhiben en el Museo de Calatayud, la sitúan entre uno de los yacimientos principales del mundo romano.

subir