Yacimiento de Contrebia Belaisca (Botorrita, Zaragoza)

Director:José Antonio Hernández y José Antonio Gutiérrez

Es una importante ciudad celtibérica, por los restos de cultura material que se documentan en el yacimiento, pero sobre todo por el hallazgo de una serie de bronces escritos tanto en lengua celtibérica como en latín, que son documentos de un valor muy singular para conocer la historia de los pueblos prerromanos del Valle del Ebro.

 
Se sitúa en el valle de la Huerva, muy cerca del valle del Ebro, en una de las vías de comunicación importantes, que sigue el camino natural que marca el río Huerva. Por aquí discurre una de las vías romanas documentada en el Ravenate, en el anónimo de Rávena.
 
La ocupación del cabezo no debe remontarse más allá del siglo II a. de C., más bien en la segunda mitad, e incluso en el último tercio del siglo II a. de C. y luego una prolongación en el siglo I a. de C.
 
 
 
En el conjunto de los yacimientos celtibéricos, es uno de los yacimientos de gran extensión, con una extensión máxima de unas 20 H, aunque posiblemente no estuviera ocupada en su totalidad.
 
En el contexto de la arqueología aragonesa, Contrebia Belaisca alcanza un interés internacional.
 
La parte alta de la ciudad cuenta con un gran edificio de adobe, que es de características únicas en el mundo celtibérico y que tiene problemas de conservación muy serios.
 
Las investigaciones realizadas tratan de avanzar en el conocimiento de uno de los yacimientos celtibéricos emblemáticos, que resulta clave para conocer el proceso de conquista y sobre todo el proceso de asimilación de las comunidades indígenas en el mundo romano.
 
Las excavaciones que llevamos realizadas en los últimos años, por una parte pretenden completar la información que se conserva en el cabezo, donde indudablemente se situaba la parte representativa de lo que sería la ciudad celtibérica, la ciudad de Contrebia Belaisca. Y además resulta no menos importante el aspecto defensivo. En este sentido se ha dejado al descubierto una parte significativa del foso que defendía la ciudad justamente en el punto más vulnerable de todo su perímetro

subir